Hoy tomo el té con… Sillacatorce. Muebles, diseño, restauración.

Algunas veces me sorprendo de las casualidades de la vida (o de como cada uno las queramos llamar). Como sabes, desde hace ahora más de un año estoy yendo a clase de Pilates y yoga; allí conocí a una chica que, según me dijeron, restauraba muebles y no paraba quieta. Le pregunté un día por su proyecto, me dio una tarjeta, comencé a seguir su web y sus redes sociales porque me parecía interesante y romántico lo que hacía (siempre he tenido una vena artística que no sé bien cómo explicar). Ella se llama María, y forma un equipo perfecto con su compañera Pilar. Las dos son Sillacatorce.

Seguir leyendo «Hoy tomo el té con… Sillacatorce. Muebles, diseño, restauración.»

El camino de las 4R

¡El reciclaje en nuestro país no para! Y menos mal, porque tenemos que seguir manteniendo nuestras buenísimas cifras. En España recuperamos más del 73% de los envases durante el año 2014 (según la web de Ecoembes), lo que nos sitúa muy por encima del 55% que marca la Unión Europea como objetivo para los países miembros… Los envases que mejor separamos son los de metal, papel y cartón (reciclamos más del 80%) y los que peor los envases de plástico.  Saber estos datos nos ayuda a motivarnos y a seguir adelante.

Es fundamental que nos demos cuenta de la importancia de reciclar en un Planeta finito como el nuestro. Que la industria reciba de nuevo toda esa materia prima que puede volver a utilizar como si fuera recién salida de la Tierra es casi un milagro, y no podemos pasarlo por alto.

Es tiempo de seguir pisando fuerte el camino del reciclaje, pero ya sabes que la vida sostenible es mucho más que usar el contenedor amarillo, así que mejor digamos que vamos a pisar fuerte el camino de las 4R.

Seguir leyendo «El camino de las 4R»

Pon en marcha la cuarta R, de «reparar»

Este fin de semana descubrí que una de las tazas que usamos en casa se había roto. No estaba un poco desconchada, ni con un trocito del borde roto, no. Estaba rota con un hueco de porcelana en forma de triángulo. Así que tuve que tirarla con todo el dolor de mi corazón, porque era bastante grande y me gustaba cuando quería hacer una cantidad ingente de té.

Seguir leyendo «Pon en marcha la cuarta R, de «reparar»»