6 cambios (asequibles) para tener un cuarto de baño más sostenible

6 cambios asequibles para un cuarto de baño más sostenible

6 cambios asequibles para un cuarto de baño más sostenible

Durante los dos años que llevo escribiendo este blog he aprendido muchas cosas, de verdad que sí. Yo las aprendo, las vivo, las experimento, luego las comparto y en ese momento aprendo mucho más.

Uno de los campos en el que más he crecido y aprendido, quizá porque hay mucha leña que cortar, es el de la cosmética. Por eso hay muchos cambios que he ido haciendo en mi cuarto de baño.

Cuando decidí escribir este artículo y tuve que elegir un título pensé que sería bueno decir que, de esta forma, con estos cambios, podrías conseguir un cuarto de baño “más” sostenible. Pensé que introduciendo esa pequeña palabra podría dar a entender un par de cosas.

  • Que ningún cuarto de baño es perfecto, porque no podemos hacer cero nuestro impacto en el medio ambiente, por mucho que lo intentemos. Lo que podemos hacer, sin duda, es que nuestro impacto en el planeta sea menor y sea mejor.
  • Que todo lo que te cuento lo he hecho poco a poco. Hay quien tira a la basura todo lo que tiene y empieza a comprar de cero: no es mi estilo. Creo que es un desperdicio de recursos indecible y por eso voy más lenta.
  • Que debido a lo anterior, lo que hago es que cuando se me gasta un producto elijo una versión que me gusta más. Lamentablemente vivo (yo también) en una sociedad de consumo que ha hecho que me plantée la vida cuando tenía un par de cremas hidratantes abiertas, un gel a medias, una máscara de pestañas recién estrenada… Como te decía, yo prefiero agotar, y cuando se agoten elegir lo que me gusta.
  • Que hay cosas que pueden no sentarte bien y no por eso tienes que desanimarte. Mira, si tienes el pelo encrespado y ves que el jabón de Castilla no es lo tuyo (no sé si lo es o no, es por poner un ejemplo) no quiere decir que seas la persona menos sostenible del mundo ni que no quieras un planeta mejor. Busca otras alternativas, investiga, y si nada te convence sigue tu camino verde en otros sentidos. Todos tenemos puntos flacos, no te creas, y pueden deberse a motivos de salud, de accesibilidad a los productos o a motivos económicos. ¡No te agobies!

Por eso decido compartir contigo estos cambios que creo que harán tu cuarto de baño “más” sostenible. No perfecto, sin duda, pero mejor que el que tenías antes.

Estos cambios te interesan porque van a mejorar la salud de tu piel, van a tener un impacto mejor en el planeta y además vas a reducir considerablemente la cantidad de plástico que acaba en tu cubo de basura. Sí, es cierto.

¡Espero que te animes con ellos!

CAMBIO #1 – Gel de baño por jabón

La pastilla de jabón, sin duda, es el número uno de los cambios que puedes hacer. Ya te conté una vez por qué pienso que es mucho más sostenible que cualquier gel de baño: significa menos plástico para el planeta, cunde más y es mejor para tu piel. No te lo pienses, cambia al jabón en pastilla en cuanto se te acabe el gel de baño.

Cambio #2 – CHAMPÚ convencional por champú sólido…

El champú sólido es otro de los cambios que puedes hacer para mejorar tu cuarto de baño. Se trata de pastillas de champú, el mismo concepto que las pastillas de jabón. Están formuladas específicamente para el cabello, no temas, pero eso no quiere decir que quizá no tengas que probar un par de ellas para ver cuál te va mejor…Esto es un ensayo y error constante, porque puede que necesites un champú distinto al que pensaste en un inicio.

Este verano yo misma tuve que cambiar de champú porque estaba teniendo ya unas cuantas semanas de pelo horrible… y he notado la diferencia. Por cierto, también existe acondicionador sólido…

Cambio #3 – … o por Champú a granel

Si no te convence ningún champú en pastilla, que sepas que hay opciones que pueden considerarse a granel. En Lush venden champús en envases retornables y de los que se utiliza todo, porque son tarros. En este mismo formato vende otros muchos productos cosméticos. Mínimo desperdicio… (el enlace no es patrocinado , lo he puesto por que yo uso sus productos, estoy contenta con ellos y creo que pueden gustarte).

Cambio #4 – Desodorante comercial por mineral de alumbre

El mineral de alumbre es otro de mis favoritos, y creo que también de los vuestros, porque es la entrada más leída en mi blog de todos los tiempos.

Tras tres años de uso continuo y un par de golpes he de decir que empiezo a ver fin a la piedra que yo utilizo. Es posible, no obstante, que aún me queden seis meses de producto, tranquilamente.

Este es otro de esos cambios que es bueno para el planeta y para tu piel. Ten en cuenta que puede que en este caso también necesites probar si te va bien y si se adapta a ti. Hay muchos comentarios en la primera entrada que escribí, de gente que cuenta su experiencia, y por si te quedan dudas aquí respondí también a unas cuantas preguntas sobre el mineral de alumbre.

Cambio #5 – Body milk por Aceites vegetales

Los tesoros de mi cuarto de baño son, sin duda, los aceites vegetales. Los uso para muchos propósitos y ya no sé vivir sin ellos. Son de esas compras que merecen la pena, en relación calidad-precio, y de las que estoy más segura que vas a notar una diferencia en tu salud y en tu piel.

Como hidratante de cuerpo y cara, como desmaquillante, mascarilla del pelo, para masajes… Puedes darles muchos usos, y vas a descubrir que eso de que engrasan es muchas veces un mito. Prueba, porque igual que con otra crema tienes que probar primero. Si te gusta estoy segura de que ya no querrás más hidratantes convencionales.

Cambio #6 – Esponja de plástico por esponja vegetal

Las esponjas vegetales, que salen de una especie de calabaza, también son otro de los cambios sencillos que puedes hacer en tu cuarto de baño. No voy a engañarte, no son suaves, aunque se van suavizando con el uso, pero aportan a tu piel una pequeña exfoliación cada vez que las usas y además son biodegradables. De nuevo: mejor para ti, mejor para el planeta.

A mí me ha pasado, buscando esponjas en tiendas, que por mucho que busque ninguna me convence del todo, y al final acababa llevando a casa cualquiera de esas de plástico de colores, que van perdiendo tonos con cada ducha (¿y a dónde va ese tinte?). Las esponjas vegetales sí cumplen con lo que yo quiero.

También encontrarás en herbolarios y tiendas ecológicas unos cepillos de madera que sirven igualmente para exfoliar y cepillar la piel. Yo los uso en seco, pero hay quien también los usa bajo la ducha, al gusto de cada uno. Estos cepillos mejoran el aspecto de tu piel, también tu circulación y la eliminación de toxinas (por el suave masaje que efectúas en tu piel cuando los usas) y al ser de madera al final de su vida serán mejores para el planeta que cualquier otro cachivache.

Estos son los 6 cambios que yo te propongo para un baño más sostenible. Son fáciles de poner en marcha y, como te decía antes, no tienen que ser implementados de golpe. Hazlo a la medida de tus necesidades y posibilidades, es como yo te recomiendo.

Además, afortunadamente no son cambios que requieran mucho esfuerzo económico. Las compras de mayor precio que vas a encontrar cuando hagas estos cambios serán los aceites vegetales, y quizá después de ellos el mineral de alumbre. Cuando comiences a usarlos, en cambio, te darás cuenta de que a la larga cualquier otro producto es más caro. Debido a lo versátiles que son y a que puedes usarlos para todo en realidad comprarás muchos menos productos que antes.

Espero que esta entrada te haya resultado útil para comenzar a crear un cuarto de baño más acorde con lo que piensas y con lo que quieres para el planeta.

Hay otras muchas maneras de ayudar al medio ambiente desde tu aseo diario, como el uso de cepillos de bambú, de cuchillas no desechables u otras muchas cosas. Yo no las he probado, por eso no puedo escribir sobre ellas, pero me gustaría que me dejaras un comentario si tú sí las ha probado.

¿Por dónde vas a empezar para cambiar tu cuarto de baño?
¿Qué es lo que ya has probado?
¿Hay alguna otra forma de contribuir al cuidado del planeta desde nuestra ducha?

¡Compártela con nosotros!

38 comentarios

  1. Aporto mi pequeño granito de arena al cuarto de baño sostenible 😉
    Los cepillos de dientes. Hace poco encontré unos cepillos de la marca YAWECO que tienen celdas intercambiables de modo que cuando necesites cambiarlo sólo cambias esa parte. Menos residuo 🙂
    Enhorabuena por el blog, te sigo desde hace poco y estoy aprendiendo muchísimo!

    1. ¡Hola Carmen! Qué bueno, acabo de buscar el producto en internet y es una idea estupenda para reducir el plástico.
      Gracias por compartir y bienvenida 🙂

      1. Gracias por la bienvenida, Irene. También están los algodones desmaquillantes reutilizables. Yo los hice después de habe visto un diy por youtube donde una chica los hacía con una bayeta ecológica de esas del mercadona. Los recortas a cuadros o círculos ( yo los hice a cuadros por aprovechar mejor la bayeta) y luego le haces una costura en zig zag con la máquina de coser para que no se deshilache. De una bayeta de un euro me salieron como 20 algodones!! Y no te asustes por ser una bayeta para limpiar. Te puedo asegurar que es suuuuuuuuper suave y nada agresiva para la piel. Ahí llevas otro 😉

        1. ¡Me encanta que cada artículo sea un mini-foro! 😉
          Qué genial idea, Carmen, porque cuando yo intenté hacerlos no di con la tela adecuada y no me salieron bien (los DIY a veces no son lo mío) y al final los compré en Olivia Soaps. Imagino que la tela es suave, claro que sí, porque por lo que describes seguro que no es muy distinta de la de los míos.
          ¡Un abrazo!

  2. Te falta la colada, que yo la tengo en el baño…nada de suavizante hace 3 años ya…haz la cuenta y te vas un finde con lo que ahorras. También uso detergente a granel, huele a lavanda y si no llenas la lavadora lava bastante bien, hay quitamanchas también, pero nada como el jabón de alepo, que uso para todo, cuerpo, ropa, me falta el pelo que es lo más difícil de acertar… No uso esponjas jamás, cepillos de dientes los hay de madera, hilo dental ecologico, aceite para desmaquillarte y luego jabón de alepo y de nuevo aceite para la noche, solo la crema de día que soy más exigente y sigo buscando por mi piel mixta (la nariz sigue brillando y cambio de crema constante, algún día de estos la encontrare). Desodorante de alumbre llevo casi 2 años y no se acaba nunca…menudo ahorro….aún así sigo teniendo plástico en casa….pero poco a poco….

    1. Efectivamente, Mónica, con la colada en el baño también tienes que hacer algunos cambios más.
      Tomo nota de todo lo que has compartido con nosotros (lo del suavizante es alucinante) para cuando yo decida cómo hago la colada.
      Un abrazo,

  3. Que buenas ideas para empezar. Yo llevo un tiempo pasándome a la cosmética bio pero tengo productos aún en casa que no lo son. No me gusta tirar cosméticos así que acabaré esos productos me gusten más o menos y luego no descarto seguir alguno de tus consejos para ahorrar. El primero que haré será el de la esponja. Un beso!

    1. ¡Hola, Millones de Tesoros!
      Ya ves que me parce genial que acabes productos… Yo creo que tengo colorete hasta mi vejez, así que dudo que pueda usar nunca uno eco 😉
      Cuando te animes con la esponja espero que el cambio te guste. Un abrazo,

  4. ¡Muy buena colección de ideas, Irene! Yo tengo hace semanas parado un post en el que también reviso mis cambios de rutinas «cosméticas». A ver, ¡cae pronto! Yo uso casi exclusivamente productos bio hace años, pero los secos están en mis pendientes, aunque ahora felizmente tengo cerca de casa dos tiendas para comprar gel (entre otras cosas) a granel. El gel solemos usarlo de champú también, aunque voy intercambiándolo con el bicarbonato+vinagre, los aceites no faltan y estoy esperando que mi esponja muera del todo (me duran mucho) para pasar a las vegetales. Ah y estamos en transición de cepillos de dientes. Añado rasuradoras, que se siempre uso de cabeceras intercambiables pero quiero cambiar por una «de las de antes», solo hojilla.

    1. ¡Qué bueno compartir todo esto contigo, Yve! Cuando saques el post avisa, por si no lo veo en redes, que según el día entro o no entro…
      He leído acerca del bicarbonato + vinagre para el pelo, igual un día lo pruebo.
      Y sobre las cuchillas, sí, yo también quiero cambiarlas y estoy en fase «agotar antes de buscar».
      Un abrazo grande 🙂

    1. ¡Hola Isa! Sí, creo que cualquier cambio de un desodorante «comercial» a uno más respetuoso es bueno para el planeta y para nosotros. Ni aerosoles, ni roll-on… el cuerpo lo agradece y el bolsillo y la tierra también.
      Un abrazo,

  5. Hola Irene, me ha encantado esta entrada, y puedo con mucho orgullo decir que algo sí estoy cumpliendo.
    Me ha gustado lo que has dicho de tomarnos este proceso con calma. Porque por ejemplo, estuve mucho tiempo usando alumbre, y a la larga no me vino bien, ya que olía mucho, un olor que nunca había tenido. Y como no me sentía a gusto, pues volví a mi roll on de Dove. Pero uso ya siempre pastillas de jabón, aceite de almendras en vez de crema, esponja vegetal para desmaquillarme, me hago un potingue de posos de café, aceite de oliva y agua para exfoliarme… Pero me queda mucho camino por recorrer!

    A ver si puedo estar más atenta a tus posts, que me parece a mi que tienen muuucho valor y muy buenos consejos!

    1. ¡Hola Valentina! Muchas gracias por tus palabras.
      Claro que sí, calma ante todo. No todos somos iguales, y en la medida de nuestras posibilidades tenemos que hacer lo que podamos y con lo que nos sintamos cómodos. Entiendo perfectamente tu vuelta al roll-on. Ese fue uno de mis primeros cambios, y es mucho mejor que usar un desodorante de spray. Sí, también tiene un envase, pero al menos no es un aerosol…
      Y cuando quieras pasar por aquí, aquí te esperamos con los brazos abiertos 🙂

  6. Acabo de encontrar esta página y me fascina!! Siempre he sido amante de la biodiversidad y entusiasta del reciclaje.Hace ya unos meses (harta del consumismo en el que vivimos y de ver el daño que este ocasiona) decidí ser más ecológica y he ido metiendo varios cambios en mi vida. Sigo un poco tu filosofía y voy poco a poco, gastando lo que tengo en casa y buscando soluciones más eco. Sé que me es imposible eliminar por completo el plástico o el aceite de palma pero estoy orgullosa y feliz de poder ayudar al planeta.
    Me encanta encontrar a gente con mi misma mentalidad y ver que cada día somos más los que poco a poco vamos rechazando esta sociedad consumista y vamos buscando alternativas más verdes. Un saludo!!

    1. ¡Hola Cecilia! Bienvenida, y perdona lo tarde que voy contestando los comentarios esta semana…
      Me alegro de que te guste lo que has visto, y sobre todo me alegro si te ayuda.
      A mí también me gusta encontrarme con gente como vosotros, porque me da fuerzas.
      Sigue tu camino y ve poco a poco para lograr grandes metas.
      Un abrazo,

  7. Hola, acabo de descubrir tu blog y tengo que decir que me encanta.

    El primer paso que di yo fue dejar de usar gel de ducha, crema hidratante para el cuerpo y el desodorante. Compre jabón de alepo y estoy encantada, no lo cambio por nada. Para hidratar mi piel uso aceite de almendras o de coco, me gusta mas este ultimo, me deja menos pringosa la piel. Mi mayor descubrimiento fue el aceite de jojoba para la grasa. Añado unas gotitas al champù y he notado como me desaparece la grasa de las raices. Por la noche, me lo aplico como si fuese la crema hidratante
    El año pasado me propuse hacer jabon de castilla. Investigue por intenet y pedi consejo a una vecina del pueblo. He aprovehado el invierno que cuaja mejor y he fabricado muchisimo jabon. Lo uso para la limpieza de la casa, de la ropa, etc….a veces lo rayo y lo diluyo con agua o también lo uso frotanto la esponja en la pastilla
    Hace tiempo que no uso suavizante para la ropa, uso vinagre de manzana. Y para la limpieza también, a veces lo mezclo con el aceite de arbol de te para desinfectar superficies
    Tengo pendiente el champú sólido, a ver si me animo

    1. ¡Hola, Marta! Muchas gracias por tu comentario y por compartir aquí todas esas rutinas de limpieza (personal y de hogar). Seguro que alguien se siente inspirado al leerlas aquí, en los comentarios. Un abrazo,

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *